Por: Frances Arroyo y Robert Reeves

La cancelación de deportación es una ruta hacia la residencia legal permanente en los Estados Unidos por la cual ciertos inmigrantes indocumentados que han vivido en Estados Unidos durante largos períodos de tiempo que tienen lazos familiares pueden calificar.

En general, el solicitante de la cancelación de deportación debe demostrar diez años de presencia física continua en los Estados Unidos, buen carácter moral,  la falta de record criminal, y que el solicitante tenga padres, hijos o esposo o esposa ciudadano o residente permanente legal. Además, se debe demonstrar que  sus familiares sufrirán dificultades “excepcionales y extremadamente inusuales” si se deporta al solicitante. Lo que constituyen las  “dificultades excepcionales y extremadamente inusuales” se definen individualmente caso por caso.

La mayor ventaja de la cancelación de deportación es la oportunidad de obtener residencia permanente en los E.E.U.U.  Esta solicitud sólo podrá ser presentada ante un juez en la corte de inmigración. Si el juez niega esta aplicación el resultado es una orden de deportación del país. Cancelación de deportación es una opción de alto riesgo pero a la vez también de alta recompensa ya que la aprobación de su aplicación le dará estatus legal.  

Cualquier viaje de más de 90 días o múltiples viajes por un total de más de 180 días, en total, fuera de los E.E.U.U. durante el período de 10 años correspondiente interrumpe el requisito de presencia física continua. El siguiente requisito de buen carácter moral se relaciona  en cierta medida con el requisito de que el solicitante no tenga ningún crimen que lo pueda descalificar para esta aplicación. 

Sin embargo, sólo porque un extranjero tiene antecedentes penales no necesariamente hace al solicitante inelegible para la cancelación. Por otra parte, la ausencia de antecedentes penales no significa que uno puede demostrar buen carácter moral. Desarrollar el requisito de la dificultad “excepcional y extremadamente inusual” de un caso de cancelación es donde la mayoría de los casos se pierden o ganan. 

Los hechos y la presentación de un caso dictaminan si se cumple el requisito de “dificultades excepcionales y extremadamente inusuales”. Para una solicitud exitosa de cancelación de deportación el solicitante debe demostrar que un hijo o hija, padre o madre,  esposo o esposa ciudadano de EE.UU. o residente permanente legal sufrirán dificultades basada en los siguientes factores: la edad del familiar; tiempo de residencia en los Estados Unidos; dificultades para adaptarse a la vida si acompaña al solicitante a su país de origen  o sin el solicitante en los Estados Unidos; presencia de familiares en el país, factores económicos, comerciales, y otros lazos con los Estados Unidos; problemas médicos, psicológicos o físicos; o la pérdida de oportunidades educativas o inscripción en programas de educación especial.

La jurisprudencia señala que las dificultades que se deben presentar no deben ser inconcebibles. La cancelación se les ha concedido a los solicitantes como a una madre indocumentada que sola ha criado a tres hijos ciudadanos estadounidenses.  También se le ha concedido al hijo indocumentado de un padre ciudadano que sufrirá depresión si su hijo es deportado.  Adicionalmente, se les ha otorgado este remedio a padres indocumentados con niños con habilidades excepcionales  en la escuela. El juez de inmigración verificara las “dificultades excepcionales y extremadamente inusuales” dependiendo de los factores específicos en un caso. 

Un abogado con experiencia y buena reputación será capaz de identificar estos factores y sabrá cómo presentar la mejor evidencia para apoyar la aplicación. Una solicitud para cancelación de deportación es a menudo considerada como un último recurso para los individuos indocumentados en proceso de deportación. Pero, la recompensa de ganar un caso de este tipo le concederá la residencia permanente legal.

Advertisements